¿Se puede pedir un préstamo de 100 euros?

Hasta hace poco, pedir préstamos de 100 euros era imposible. Al menos, a través de los canales tradicionales y legales. Las opciones disponibles eran los amigos y los familiares, con el consiguiente malestar que ello generaba, o bien hipotecarse con un banco solicitando una cantidad mucho mayor de lo que verdaderamente se necesitaba. Pero gracias a Internet, ya es posible pedir un crédito inmediato por valor de 100 euros o incluso menos. Aquí te contamos todas las claves de este tipo de micropréstamos.

¿Quién concede préstamos de 100 euros?

Para solicitar préstamos de 100 euros no hay que acudir a ninguna oficina bancaria. De hecho, no hace falta ni siquiera moverse de casa: en los últimos años ha surgido un floreciente sector de minipréstamos que da servicio a quienes buscan soluciones de financiación rápidas y de importes bajos, algo que las entidades bancarias no eran capaces de ofrecer.

Credy.es es un buen ejemplo de ello. En nuestra página web puedes solicitar préstamos realmente bajos, de apenas 50 euros, aunque se puede aumentar la cantidad solicitada hasta los 750 euros. En cuanto al plazo para la devolución, es el propio cliente quien lo elige: desde 1 día hasta 30 días. Para ello, solo necesitarás registrarte como usuario rellenando un pequeño formulario con tus datos básicos, como nombre, apellidos, dirección y número de cuenta en la que se quiere recibir el préstamo.

prestamos de 100 euros

Ventajas y desventajas de los préstamos de 100 euros

Las ventajas de solicitar préstamos de importes bajos en sitios web como Credy son numerosas, mucho más que sus desventajas. Los grandes pros de estos minipréstamos son la facilidad para solicitarlos, la rapidez con la que se recibe el dinero en la cuenta, la privacidad que se garantiza en todo el proceso o la seguridad en cada operación, puesto que todas las operaciones se realizan bajo cifrado SSL.

Como desventaja se puede citar su mayor coste proporcional, que se refleja en una TAE mayor que el de otros créditos más cuantiosos, como los préstamos personales de 5.000 euros. Sin embargo, pese a que la TAE es mayor, el gasto total será menor al final de la operación: ¿qué sentido tiene pedir un crédito más elevado de lo que se necesita solo por el hecho de que la TAE es menor?

¿Para qué pueden servir los préstamos de 100 euros?

Aunque pueda parecer poco dinero, un préstamo de 100 euros es una verdadera ayuda en muchos casos. Uno de los ejemplos más claros es el de la multa de tráfico que aún está en periodo voluntario: pagarla a tiempo con un minicrédito online evitará tener que abonar el importe completo de la multa, que a menudo es el doble de lo que se paga en periodo voluntario, es decir, 200 euros en este caso. Por tanto, ese préstamo de 100 euros es en realidad una forma de ahorrar otros 100 euros, a lo que habría que descontar los gastos de la operación, que en ningún caso se acercan a esas cantidades.

Otra situación en la que los préstamos de 100 euros son bienvenidos es cuando perdemos las llaves de casa y tenemos que llamar al cerrajero para que acuda a abrir la puerta. Esa cantidad de dinero, que a menudo es suficiente pagar una apertura de emergencia, se puede solicitar incluso mientras el cerrajero está trabajando en abrir tu cerradura.

Sin embargo, la de la cerrajería no es la única reparación urgente que nos puede surgir a lo largo del día: el coche nos puede dejar tirado sin avisar. Y cualquier avería que afecte a partes importantes para el funcionamiento del vehículo se debe solucionar de urgencia, puesto que en este caso la seguridad del conductor y de los pasajeros está en juego. Por otro lado, con 100 euros se puede también alquilar un coche en una oficina de rent a car, mientras el vehículo propio está reparándose en el taller.

Otra de la situaciones de urgencia que puede surgir es la pérdida o la rotura de las gafas, uno de los accesorios imprescindibles para quienes las usan. Estos 100 euros pueden ser suficientes para comprarse unas nuevas, para reparar las antiguas de inmediato o para adquirir unas lentillas de emergencia, sin tener que esperar a principios de mes.

Pero no solo para urgencias se pueden emplear estos préstamos de 100 euros. De hecho, muchos clientes deciden solicitar su minicrédito para darse un capricho. Por ejemplo, para la compra de billetes de avión a un precio irrepetible y fugaz, o bien para comprar las entradas del concierto del año, que en poco tiempo colgará cartel de ‘No quedan localidades’. En la misma línea están ofertas especiales en tiendas de subastas como eBay o los descuentos extraordinarios en días señalados, como el Black Friday. En estos casos, el don de la oportunidad y la rapidez de Credy.es se unen para ahorrar dinero en compras de este tipo.

¿Qué estas esperando? ¡Obtén tu dinero en poco minutos!

¡Consigue tu dinero ya!