¿Qué es un préstamo a fondo perdido?

Un préstamo a fondo perdido es una oportunidad excelente para tratar de crear un negocio propio. Los préstamos a fondo perdido son aportaciones que se hacen a las empresas que son merecedoras de una protección especial. De esta forma, se enriquece a esa empresa sin que la misma deba proceder a la devolución parcial o total de la cuantía prestada. Es decir, estos préstamos son subvenciones que otorga el Gobierno para equilibrar determinadas desigualdades sociales entre zonas del país.

Qué son los préstamos a fondo perdido?

Un préstamo a fondo perdido se reserva normalmente para empresas que están localizadas geográficamente en las zonas más desfavorecidas, en las zonas en crisis o para estimular el empleo en un lugar concreto. En España, regiones como Extremadura o Cantabria han sido beneficiadas con este tipo de préstamos. También en el municipio de Lorca (Murcia) tras el terremoto que asoló esa localidad. Son préstamos, por lógica, difíciles de conseguir. Los requisitos para conseguirlos son muy concretos y basados en lo anteriormente expuesto.

¿Pero quién regula las características que debe cumplir el beneficiario de este tipo de productos financieros? Son organismos públicos, de igual manera, los que regulan esos requisitos para acceder a este préstamo, lo que hace que sean tan difíciles de conseguir. Por otra parte, aclarar que estos préstamos no se basan tan sólo en aportaciones en efectivo, sino también de bienes o servicios.

Tipos de préstamos a fondo perdido

Existen dos tipos de préstamos a fondo perdido. Por un lado, los préstamos al capital, que financian inversiones, y, por otro lado, los préstamos a la explotación, que son los que financian el gasto corriente de una empresa.

En este último grupo, entre algunas de las más habituales se incluyen las subvenciones a fondo perdido (se conceden como ayuda sin que sea obligatorio devolver la cantidad), la bonificación de los tipos de interés de un préstamo otorgado por las entidades financieras (se subvenciona una parte del interés), la concesión directa de préstamos de bajo interés (principalmente destinadas a emprendedores con proyectos entre manos).

También tenemos en este grupo otro tipo de ayudas en forma de estos préstamos a fondo perdido. Por un lado, la participación temporal en el capital de la empresa por parte del prestamista (la Administración es accionista durante algunos años y posteriormente se le devuelve el capital que aportó). Por último, están las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social y las exenciones en impuestos y en tributos.

Además, algunas de estas ayudas incluyen formación, asesoramiento especializado, ayuda en la selección de personal, prestaciones como servicios de intercambio empresarial.

Préstamos a fondo perdido: los más difíciles de conseguir

Este tipo de financiación es, sin lugar a dudas, la más atractiva de entre las posibilidades de financiación que ofrecen las Administraciones públicas del país. Sin embargo, como decíamos, son extremadamente difíciles de acceder a ellas. Por eso, si no eres una empresa o no cumples unos requisitos básicos como empresa, te será imposible acceder a este tipo de financiación. Las puertas están cerradas para la gran mayoría cuando intenta conseguir un préstamo a fondo perdido.

Si necesitas dinero rápido, de fácil acceso, tienes que buscar otras vías de financiación. Existen préstamos  en línea inmediatos muy fáciles de conseguir, sin largos procesos burocráticos ni largas colas. Tan sólo con un dispositivo que tenga acceso a Internet y rellenando un sencillo formulario, puedes acceder a dinero al instante gracias a estos créditos rápidos sin aval. Recibirá una cantidad suficiente como para sufragar cualquier gasto imprevisto que no entraba en sus planes y que han descontrolado su economía doméstica o su empresa.

Los préstamos personales, una alternativa

Ante la dificultad de conseguir un préstamo a fondo perdido, una de las mejores alternativas las ofrece Credy en forma de préstamos urgentes. Son préstamos extremadamente fáciles de conseguir, tan sólo hay que cumplir unos requisitos básicos: ser mayor de edad en el momento de la firma del contrato, tener una cuenta bancaria a tu nombre y contar con unos ingresos mínimos de forma estable.

Tan sólo con eso y tras rellenar un sencillo formulario, podrás acceder a una cantidad suficiente para cualquier imprevisto que te haya surgido. Hasta 800 euros con los que podrás contar en tiempo récord: 15 minutos. Sin avales y sin nómina también puedes acceder a estos préstamos. Consigue la liquidez que necesitas de forma rápida y desde la comodidad de tu casa y en cualquier momento: estamos disponibles las 24 horas del día.

Con Credy, tú mismo eres quién pone las condiciones a tu antojo en base a tus necesidades. Eres tú quien elige tu crédito y cuando devolverlo. Si necesitas más información, nos ponemos a tu disposición en cualquier momento para ofrecerte todo el asesoramiento que necesites.

¿Qué estas esperando? ¡Obtén tu dinero en poco minutos!

¡Consigue tu dinero ya!