¿Qué es el capital financiero?

El capital financiero cobró vital importancia dentro del sistema capitalista en especial a principios del siglo XX. ¿A qué época se remonta su origen? ¿En qué se basa el capital financiero y cuáles fueron las razones de su éxito? ¿Cuáles son sus características? En este artículo respondemos a todas estas preguntas. Además, también veremos que el capital financiero se ha visto afectado por recesiones económicas que también comentaremos.

que es el capital financiero

Concepto: el capital financiero

Básicamente, el capital financiero es el dinero que se invierte en las distintas entidades financieras con el objetivo principal de obtener una renta al capital. Es decir, es una suma de dinero que no ha sido consumida por el propietario de ese dinero. En su lugar, el propietario traslada al mercado financiero esa suma ahorrada para poder obtener una renta que le genere beneficios. Estos beneficios son para el propietario, por lo que no aumentan el capital productivo que existe en un país. En su origen, el capital financiero se formó por la alta concentración de capitales industriales que se fueron fusionando con los bancos, y exponencialmente esto ha dado lugar a monopolios, produciéndose la máxima exposición de este sistema.

Como características principales, el capital financiero presenta una búsqueda constante de ganancias o beneficios en el mercado financiero a través de acciones, divisas y otros productos financieros. Gracias al capital financiero, el sistema de créditos y financiamiento de activos se ha visto reforzado. Se ha permitido, gracias a este sistema, el desarrollo de las grandes empresas multinacionales y los bancos han tenido una importancia mayor en el desarrollo del tejido empresarial y en la vida de las personas. Sin embargo, una superposición de este sistema ha traído inconvenientes como el excesivo aumento de la especulación y de los beneficios bancarios así como de todo tipo de intermediarios financieros y compañías de seguro.

Orígenes del capital financiero

Cuando acababa el siglo XIX y empezaba el siglo XX aparece este concepto: el concepto de capital financiero. ¿Por qué se dio su aparición? Por la alta concentración del capital industrial y también de los bancos. Esto originó que bancos y empresas se empezasen a fusionar. Ahí se fueron fraguando nuevas relaciones empresariales. Las entidades bancarias ofrecen créditos a corto y a largo plazo, pudiendo influir y tomar decisiones respecto al destino de las propias empresas. Las entidades bancarias comenzaron a trasladar recursos financieros a las empresas en forma de acciones. Se forman, a su vez, los consorcios bancarios. Es decir, los bancos pequeños comenzaron a ser absorbidos por los grandes bancos.

 

Crisis del capital financiero

El capitalismo financiero se ha tenido que sobreponer a dos severas crisis. La primera de ellas se dio en el año 1929, con el crack de la bolsa de Nueva York. El famoso Jueves Negro produjo una devaluación histórica de los activos financieros de las empresas norteamericanas. Un gran porcentaje de empresas se arruinaron y no sólo norteamericanas, ya que la crisis se extendió al resto del mundo. La otra crisis ya la conocemos, ya que la tenemos muy presente. Aún estamos sufriendo sus desastrosas consecuencias. En 2008 y con la caída del banco estadounidense Lehman Brothers y posteriormente de muchos otros bancos. Se produjo también una burbuja inmobiliaria, que nos afectó especialmente en España. Las consecuencias fueron terribles, especialmente para algunos países de Europa. Nuestro país fue uno de los más afectados, viviendo el capital financiero su mayor crisis en los años posteriores a ese 2008.

Esa crisis dio lugar a una gran desconfianza generalizada en torno a las entidades bancarias y dudas respecto al sistema capitalista. No ayudó la postura de los bancos, que se empezaron a cerrar en sí mismos, olvidando la función histórica de su existencia. Y es que los bancos dejaron de conceder créditos precisamente a todo aquel que más necesidad tiene de financiarse. Todas esas familias que sufren para llegar a final de mes quedaron excluidas del sistema capitalista financiero. Esa situación, unida al desarrollo de las nuevas tecnologías y de Internet, dio lugar a la aparición de entidades financieras no bancarias que ofrecían productos financieros mucho más justos y con mejores condiciones para las personas que necesitan de financiación urgente. Los préstamos personales online que ofrecen compañías como Credy son un producto creciente y cada vez más recurrente para muchas personas que necesitan afrontar pequeños gastos inesperados que pueden surgir en el día a día.

Alternativas: nuevos préstamos

Actualmente, esos préstamos urgentes suponen una alternativa mucho más flexible, que implica menores exigencias y mayores ventajas para el cliente que los tradicionales préstamos bancarios. Si lo que necesitas es financiación rápida y que no te involucre mucho a largo plazo (poca cantidad y de devolución rápida y fácil), estos préstamos 24 horas son una excelente opción. Con Credy puedes conseguir hasta 750 euros en cuestión de minutos y sin necesidad de desplazarte a ningún sitio. Simplemente, entra en Credy.es, elige la cantidad que necesitas (hasta esos 750 euros) y el plazo de devolución (hasta 30 días) y seguidamente deberás rellenar un pequeño formulario. Tan sólo tendrás que esperar entre 10 y 15 minutos y podrás comenzar a disfrutar del dinero en tu cuenta bancaria y solventar cualquier gasto al que tengas que hacer frente urgentemente. Si necesitas más información, en Credy estamos las 24 horas disponibles, los 7 días de la semana. ¡Contáctanos en cualquier momento! Te esperamos.

¿Qué estas esperando? ¡Obtén tu dinero en poco minutos!

¡Consigue tu dinero ya!